jueves, 9 de agosto de 2018

Diplomes


       Siempres refugué los títulos y diplomes porque se m’abultaba que volvíen repunantes a les persones. Por culpa d’ello nun recoyí’l del mio primer cursu de llingua asturiana qu’impartiera Conceyu d’Asturies en Madrid hai cuantisimayá. Dempués que morriera Pin el de Cigüedres m'arrepentí de nun lu retirar. De resultes, los otros cuatro que vinieron dempués téolos enmarcaos en chigre. 

martes, 7 de agosto de 2018

La Antigua


     Almuerzo ellí onde s'allugaron hai cuantisimayá los pozos de xelu de la Villa y les cais aínda te falen d’aquella dómina. Nel llugar nel que Julio da parola ya emburria la sorrisa. Ellí onde Raúl  igua los churros y les porres por ensalmu. Entro'l postreru y salgo'l primeru, anque enxamás m’escalda lo que fierve…


 Me pescaron cuatro churros,
que he almorzado con deleite,
ingiriendo sus susurros,
los susurros del aceite.

Como estaban tan calientes,
me han calcinado la lengua,
rieron otros clientes,
esa ignición que ya mengua.

Me fui ignorando sus risas,
sus chaquetas y corbatas,
sus diligencias sumisas
y sus mentes insensatas.

De esa manera, una porra,
me refrenda tal efecto,
sin que nadie me socorra
y es que confieso al respecto

que me agrada cuando queman,
que me repele lo tibio,
que me repugna que teman,
si rechazan el alivio.

Es símil mi desayuno,
un tentempié extrapolable,
sé que a veces importuno
al bufón y al miserable.

Mas ese es mi día a día,
de esta mi existencia exigua,
me almuerzo con poesía,
porra y ardor de La Antigua.

En el Madrid de la magia,
donde nadie allí destaca,
ni distingue la aerofagia,
en la calle de Apodaca.

Es Raúl el alquimista,
el que produce el milagro,
 dejando la rosca lista
y aminorando el deflagro.

viernes, 3 de agosto de 2018

Atraición


A un setu de rico miel,
cien mil mosques s’averaron
y dempués que lu escosaron,
entá se quedaron nél.

Otra, dientro d’un pastel,
soterró la llambionada,
que nuny costara nada,
que bien la paga’l fardel.

Lu dixo fai tiempu’l Tasca:
“Manden mantener llambiones
que se tocan los coyo…
mientres dan a la tarasca”.

Sintió a un taxista nun bar
qu’al treslladar a un cubanu
celebraba mui ufanu
cobrar ensin trabayar.

¿Reclamu?, non: atraición,
que ye too una engañifa,
cotizando’l que tarifa,
amás de ser la risión.

miércoles, 1 de agosto de 2018

Na memoria



     A Victoria, como a min, –y paez una verdadera chambonada lu qu’amuesa la semeya de la entrada anterior y qu’agora vuelvo a llantar. El nome de la cai síy paez mui guapu y hai cuantayá sustituyó a cierta data d’abril. Comoy esclarié a Victoria, podría escribayar cientos de relatos ya encoples sobre ella, magar que d’otra dómina yá llonxana. D’una dómina na qu’aínda nun perdiéramos l’aldu, la probitú, el xeitu y nin siquier a la mio propia ma. Yera un tiempu nel qu’ella engullaba toles faltes pa qu’a nós nun nos faltara de nada. Cuando ella nos dexara, colamos y la conexón con Rosa de Silva se frayó dafechu, aborreciendo anguaño fasta pasar per ellí. L’asfaltu sotierra güei les nueses campes de xuegos, los vecinos vinieran d’otres faces, los comercios nun vienden más que refugaya, valtaron la nuesa mesma escuela y de la que paso pela barriada aforfugo por culpa de la tristura. Sicasí, la mio memoria caltién esos cientos de cuentos pente achiperres, que güei tampoco van valir pa nada.

domingo, 29 de julio de 2018

El que me come la fruta


El que me come la fruta,
el que caye nes mios redes,
el que les goñes acuta
al qu’asela les sos sedes

na pota en que llanta l’agua,
aquel que–yos torna’l gatu,
que per detrás d’ellos nagua
y papa al probe más fatu.

El menudu como un soplu,
col so plumaxe marrón,
ya’l picu como un escoplu,
ye cabrón como un gurrión.

Col mierlu, tordu y la pega,
cola griespa y la formiga,
la uva siempre me niega
y cuasi que nun respiga.

A la fin, la falcatrúa,
furrula ya enrieden nella,
nun–yos val el picu púa,
que–yos prindo a vuelta reya.

Al garralos cola mano,
soporten el mio sermón:
¡nun vuelvas per equí, hermanu,
qué los frutos míos son!

De la que l’abro nun tris,
esi ave gayaspera
esnala como un malvís
y torna a tocar la pera.

Nun hai tan mala collecha,
como la collecha Pin,
el páxaru, a costa fecha,
nun dexa nada pa min.


viernes, 27 de julio de 2018

El reloj de doña Dora



Como hai tiempu que nun asoleyo nada en castellán, voi colingar esti encople pa neños.


El reloj de doña Dora,
la que vive en el tercero,
siempre da la misma hora
y no tiene minutero.

Si un niño se la pregunta,
ella responde: “Temprano”,
pues la esfera, ya difunta,
reposa junto a su mano.

Es perenne su retraso,
ya que nunca tiene prisa,
a todos les cede el paso,
regalando una sonrisa.

Su minino, despistado,
jamás sabe en que momento
le toca comer pescado
o ensalada de pimiento.

Tenía un despertador,
al que le hizo un haraquiri,
para así dormir mejor,
no la despierta ni Siri.

Si baja a desayunar,
almuerza de mediodía,
cuando, a comer, a cenar,
aún rumiando la sandía.

A pesar de la demora,
por su reloj de pulsera,
la buena de doña Dora,
nos parece la primera.

miércoles, 25 de julio de 2018

¿QUÉ YE LU QUE FACÉIS?



      Talamente como los muertos cubiertos de lava en Pompeya, un grupu de 26 persones morrieron carbonizaes abrazaes nel patiu d’un chigre n'Ática (Grecia). Daquella foi una catástrofe natural; güei, pol caprichu o l'egoísmu d’unos pocos. Asturies tamién ambura tolos años y yá perdieren la vida dellos paisanos. Anguaño, la quema se retrasa gracies l’abondosa lluvia. Precisamos la viesca p'alendar y los pirómanos anecian en atizar resultándo-yos de baldre la so fechoría na mayor parte de los casos. Si nun se torga la so mala zuna d'una manera drástica ya exemplar, arriendes d’acabar cola viesca van finar con tou bichu viviente, incluyíos nós. Dempués del burru muertu, de nada va valir llanta–y la cebada al rabu. ¡VALIÓ YÁ! Esto nun ye un xuegu, tan atentando contra les nueses vides y les de los nuesos fíos y ñetos. ¡POLÍTICOS!, ¿QUÉ YE LU QUE FACÉIS?

lunes, 23 de julio de 2018

L'euru falsu


     Nun comerciu del que soi veceru dende peronia, abúltaseme que creyeron ser quien a colame un euru falsu, cuando decatárame al instante de la so fechoría por culpa qu’amuesa la efixe de Bashar al-Asad en llugar de la de Felipe VI, el rei deméritu o daquién de la corina real. La verdá ye que nunyos dixi nada porque arriendes de nun pagar la penayos diba a facer pasar una vergoña que cunto que nun tienen. Pola mor d’ello, nun sé como pue haber xente tan ruino.

viernes, 20 de julio de 2018

"La Pilingui"


     De la que yo aínda yera neñu, vivía na casa una paisana d’unos cuarenta años quey llamaben “la Pilingui”. Esta muyer llamaba l’atención pol so escomunal moñu y por llevar la pechera desabotonada. Anque los homes miraben munchu pa ella, a min se m’abultaba que nun gustaba un res a les vecines. Un día, “la Pilingui” garróme del brazu y me llevó a mercar el pan a la panadería de Maruxa, la de Xedré. Alcuérdome que, cuando tornamos, la mio ma riñera a “la Pilingui” ensin que yo garrara’l porqué. “La Pilingui” vivía con un personaxe mui afamáu pela contorna al que–y apellidaben “el Chulu”, que tuvo una engarradiella con un vecín por cuenta d’ella. Foi’l casu que, delles selmanes más sero, dambos colaron ya’l so pisu se caltuvo zarráu fasta que vieno Carola colos sos diecisiete gatos, pero esi ye otru cuentu.

miércoles, 18 de julio de 2018

Na memoria los güelos


Marchárase’l güelu,
¡qué pena penina!,
dicen que pal cielu,
¡qué vida tan ruina!

¿Por qué se marchara,
si a naide estorbaba,
con murnia na cara,
de la que finaba?

Dende aquel ventanu,
lloraba al so ñetu,
ximelgó la mano,
col xeitu mui prietu.

Perra, perra vida,
la del inocente,
ensin mala sida,
de tan mala miente.

Cáncanu, hospital,
mélicu a la gueta,
cuando pinta mal,
nun val la receta.

Tamos nel infiernu,
ye tema de suerte,
nun d’agua del cuernu,
el torgar la muerte.

La nuesa esistencia
ye curtia, ye drama;
apura la sencia,
si la calma arrama.

Selmanes enantes,
colara la güela,
¡mamina, diantres!,
manca y nun consuela.

lunes, 16 de julio de 2018

Agradecimientu



     Dende'l mesmu rayente l’abismu la edá quiero estimar en comuña a los cientos d' emponderaos amigos que me felicitaron el cumpleaños. Quixi agradecer a caúno la so felicitación; pero'l Feisbuc nun me dexara aportar a los dos primeros centenares, por culpa d'ello-yos pido que me perdonen. Dalgunos fasta gastarais entá más tiempu pa que'l parabién quedara aínda mas guapu, como esti de Belén qu'asoleyo pa ilustrar el mio reconocimientu. Esta semeya asítiame a la vera de Rufu nun llugar que se m'abultaba "enteambesagues" y me fixo recordar nesta fecha tan señalada l’afamáu barriu d'Entrambasaguas en Cangas onde, como toos sabéis, celébrase'l Carmen y la Descarga. Col maxín nesti llugar, anecio n’apurrivos les gracies.

jueves, 12 de julio de 2018

El perru'l tendal


     Hai delles selmanes vos falara sobre un perru que s’afaya amarráu a un tendal nel Barriu Azul de Castañéu de Grau. Darréuy escribí un poema pero, como nun alcontré una semeya quey fixi pa ilustralu, esti mesmu llunes garré’l coche y m’averé fasta ellí pa tiray otra nueva y poder espublizávoslu. D’otra miente, si daquién pasa per esi llugar, quey diga dalgo oy tire la so pelotina que se pon mui contentu.


Tendal flotante qu’espurre espluma,
blanca colada qu’a blanco aruma,
camín sonoru
d’un perru xoru,
besu d’aliendu, mientres hai lluz,
cabudu cruz.

¡Solombra etérea que cuantes veces
si voi tocate vas ya esmoreces
ensin llapada, con un lladríu,
como borrina, ensin gañíu,
nel Barriu Azul!

Ellí nel güertu tas tan campante,
sobro l’alambre cuerre’l bramante,
roncu llamentu
enclín del vientu,
cola enganía dalgo meyor,
faltu d’amor.
                                
¡Qu’a los tos güeyos y a to agonía
los güeyos torno, guardes rensía;
yo, que nun rindo, carezo’l mal,
visión encesa, perru’l tendal,
siento’l dolor!

domingo, 8 de julio de 2018

El rayu de sol


       Pel rayu de sol que baxaba pel mediu la ruina escalera de la vieya casa podíes falar con Dios. A lo menos, asina se nos abultaba al rebañu neños qu'asorábamos mirando pa enriba. Sicasí, pémeque él nun arrepostió nunca nada, pero una vegada cuntábemos que si nos retrucara dende l’altor acompañáu de dalgún coru celestial. Foi’l casu que daquella esguiláramos pela escalera fasta’l tercer pisu, a la mesma vera del ventanu del que descendía la lluz, magar qu’ablucáremos por culpa que los cántigos nun veníen de la lluminaria sinón del pisu de la lletra “C” que caltenía la puerta enteabierta. Venciendo la natural medrana a lo desconocíu, la emburriamos adulces y pudimos escuclar a don Manel, el pescaderu, como reposaba mui pálido arrodiáu de vecinos nuna caxa de madera. Aína, la Sra. Antona la so muyer zarró la puerta ya’l nuesu propiu cuentu.

viernes, 6 de julio de 2018

Caxigalines


Camín, camineru,
roza la rozada,
molín, molineru,
del agua pasada.

Canal, canaliega,
fonte, fontanón,
rapa la rapiega
al gallu gallón.

Maíz del maizal,
col trigu y centén,
pera la peral,
ayeru n’ayén.

Pataca na saca,
riegu ensin regar,
au nun paz la vaca
l’ensuchu llugar.

Les monteses mores
d’espinosos artos,
si al espetar llores,
merca y paga cuartos.

Cola de culiebra,
ve a ca la vecina,
na mía dixebra
que foria la fuina.

Oveya belesa
vira a la virola,
pola llana encesa,
que dacuando engola.

Güerta de la güeria
llamargu enllagáu,
nun naz cenahoria,
que manda calao.

De caxigalines,
encoplo’l poema,
pa bien de neñines
y dalguna fema.

miércoles, 4 de julio de 2018

Ensin salida



       Agora, nes vacaciones de branu, debes de guardar cierta rocea a les terraces de los apartamentos, por culpa que dacuando en vez conviden a tirase al vacíu. El ñetu d’Antón Roquentin decatárase de la qu'a tantu nuevuy diera anguaño pola llaceria. Pueque seya namái qu'un puntual cruz de cables que torga’l xacíu. Sí, la razón ye ruina y el peligru desaxeráu. Asina asocede al adelantrar un camión en carretera, l'anchor del to carril paez que mengua o quiciás seya tamién l'aniciu d'otru cenciellu cruz de cables. Antonín pescudara sobro ello nuna repunante nueche de velea na que les paredes del so cuartu prindaben la so mesma esistencia. Les sábanes ya'l cobertor afogaben enforma ya aína remaneciera la claustrofobia. El sudu frío enguedeyaba entá más la tema. Arriendes, la imaxe del adelantamientu'l camión amestábase a l’esbariu. Pruyía por glayar, magar que de naday valdría. Aventó la ropa, pero nun había escape. Salir a tomar aire fresco sey abultaba desacertáu, cuidao que s'allugaría na repunante terraza. Nuna d'eses terraces que son valtadorios nos que de xemes en cuando t’emburrien a la cayida. ¡Nun hai salida, Sartre, nun hai salida...!