miércoles, 23 de enero de 2019

D'oca a oca



¡D'oca a oca

y tiro porque me toca!,
voi pasiando pel paséu,
pos llevantéme bien ceo

al ser la murnia preséu,
que pon la cabeza lloca.


¡D’oca a oca

y tiro porque me toca!,
que me toca a min la carga,
por ser la tristura amarga,

mala cubierta de sarga,
cola que tapar la boca.


¡D’oca a oca
y tiro porque me toca!

lunes, 21 de enero de 2019

Cielos de maraña


Cielos de maraña,
sol a esconderite,
xelu pela braña,
na vega, convite.

Xuega cola tiza,
el que pinta’l cielu,
azul d’engañifa,
finxu a carambelu.

Ñubes d’algodón,
rastros de farapos,
povisa y cotón,
axuntando trapos.

Nublina al riscar,
ralu al mediudía,
si entama a orbazar,
posa en casería.

El monte con capa,
nun aguardes más,
cola tuya escapa,
mira a onde vas.

Tayu en avesíu,
mocu en solanera,
malva pal sufríu,
miel pa la mormera.

Ñeve n’antoxana,
nun salgas de casa,
si puedes, mañana,
carga cola rasa.

Cielos de maraña,
café y marañueles,
bollos per Cuaña,
preñaos en Quintueles.

lunes, 14 de enero de 2019

¡Qué naide me mande!


Daqué de frixuelu,
seique abondo d’horru,
fadio y doi asuelu,
ensin el mio aforru.

Peñero farina,
zucre, sólo un plizcu,
¡echay güevos nina!,
de llimón, un mizcu.

Soi amás beleñu,
arriendes d’argaña,
magar como un neñu
al que nun s’engaña.

Soi cuetu, boroña,
güelga ya abeduriu,
nun trago la goña,
nin me torga’l muriu.

Nun pido gabitu
nin detién el matu,
nun como cabritu,
me repuna’l fatu.

Asoleyo brenga,
anque seya vieyu,
nun farto de penga
y sí del arreyu.

Enllordio col barru,
avezo al pigazu;
pero para’l carru,
si garro l’angazu.

Qué naide me mande
d’un llugar llonxanu,
porquey monto’l tande
falando asturianu.

domingo, 13 de enero de 2019

Esparates



     Echéme cavilgando en que, si los vehículos diésel contaminen, que torgaren de vendelos y non primeru vendelos y dempués llantar una burricada tases a los probes (los coches de gran cilindrada de los ricos gasten gasolina). Foi’l casu que darréu soñé que falaba con Kafka y conviniéramos en que nos traten talamente como a los sos propios inseutos. Espetárame qu’España tenía qu’españar per dalgún llau al imponenos l’esparate de sovencionar tanta ayuda a foriatos qu’enxamás cotizaron munchos de países de los que nos aventaron mientres conxelaben dellos años les pensiones amenorgando’l so poder adquisitivu y faen trabayar a los d’equí como verdaderos esclavos.  Prevía un futuru ensin identidá aneyáu de trabayu y de perda derechos nel que los vieyos amorrentaben na mesma xera. De la que m’esperté, comentárame’l fíu que quieren retresmitir los partíos de fútbol de segunda división n’abiertu pa tol mundiu mundial y qu’equí los van caltener de pagu.

viernes, 11 de enero de 2019

D'horros y frixuelos



Pablo Casado, sobre el asturiano: «Quiero una educación de calidad en la que los niños asturianos no estudien solo los hórreos y los frixuelos» (El Comercio, 12.1.2109)

Amás d’horros y frixuelos,
educación calidable,
falando como los güelos,
porque falamos en bable.

Como faló Xovellanos,
ensin un enfrentamientu,
nun vengáis los castellanos
a lleldar ensin formientu.

L’asturianu nun ta en riesgu,
nin apurre beneficiu,
a los güeyos d’un biliesgu
de la que fala de viciu.

Lleva años aforfugando,
yá que tuvo prohibíu,
que lu prohibiera un bandu,
¿o nun lu tenéis sentíu?

Vos lo cuenta un apolíticu:
ye meyor documentase,
anque los del paleolíticu
aínda tuvieren pase.

Col asuntu la variante,
el reclamar güei’l ramu
nun queda mui elegante,
porque tabais vós d’entamu.

Ave, horros ya’l frixuelu,
col peaxe l’autovía,
nos tomáis toos el pelo
y nos amargáis el día.

La caxa gatos


Mercara una caxa gatos,
nun m’entraren más que tres,
ún más llistu, dos más fatos,
y nengunu siamés.

Siamés, que nun ximielgu,
pos l’asturianu ye asina,
rescatara otru d’un pielgu
y yá acuartia la caxina.

Nun son coses nin mascotes,
que son cuatro seres vivos,
nun lu garren los más zotes,
nin tampoco los furtivos.

Nin el que mata na plaza
cuntando que ye cultura,
nin el quey presta la caza,
nin daquién queyos tortura.

Tienen derechu a vivir,
como lu tien el paisanu,
naide saque a rellucir:
civil, penal o romanu.

Que los redautara l’home,
ensin consideración
pal ser qu’esclaviza o come,
la tema ye de caxón.

Son animales amigos,
compañeros de miseries,
sienten, como nós, respigos
y carecen les llaceries.

Ronronien, enxamás bufen,
miaguen cuando pidigañen,
mexen en sable, nun tufen,
nin esgatuñen si bañen.

Mercara una caxa gatos,
paecerá esparate
qu’arriendes de ser sensatos,
coman conmigo tomate.


miércoles, 9 de enero de 2019

El cuentu que nun foi




Ello yera una vez… Asina comencipiaría si fora un cuentu; pero nun lu foi.

     Davezu merco achiperres y mierdines que más p’alantre la muyer acaba basculando na basoria. Foi’l casu qu’un domingu cualesquiera merqué un oxetu cualesquier en cualquier mercadín. Namái acarretalu n’embueza, entamó a confiame callandino la so murnia historia. Tuviera delles selmanes ensin vender por culpa qu’a la xente sey abultaba que nun valía pa nada. Foi iguáu pa festexar los 66 años trescurríos dende un gayoleru casamientu. Pocu dempués morrió la indixebrable pareya ya unos meses más sero a un pariente sey ocurrió que yá caltuviera l’alcordanza per tiempu abondo. Daquella, la guapa piedrina cola so cruz enllastrada visitó por primer vez el calderu de les borrafes. Pela nueche un balanchín la recuperó del contenedor ya’l restu del drama yá lu conocéis.

“Los cuentos siempres finen bien; la vida siempre acaba mal” (Pachu’l de Tubongu)

lunes, 7 de enero de 2019

La Rexenta



     Acabo de volver d’Asturies onde me caltuvi malapenes diez díes, magar que yá conocéis que d’Asturies enxamás fino de tornar. Perdonái los que nun felicité o nun retrucara nesi tiempu, pero yá sabéis qu’ellí toi incomunicáu. Arriendes d’axuntame con una montonera d’emponderaos amigos, xinté cola mio hermanina, Ánxeles. Ye’l casu qu’aínda síguenme entrugando pola nuesa conexón y güei quixera esclarialu a traviés d’un cuentu…

     El xueves pasáu tuviera caleyando per Uviéu y de la que la muyer mercaba nun comerciu yo anduvi escuclando pelos escaparates de la faza. Na cai Miliu Alarcos quedé mirando pa un llibru qu’ufiertaba una llibrería. Yera “La Rexenta” que Vitor Suárez tornara a la nuesa llingua. Nun lu merqué por culpa que teo cientos de llibros por lleer y dellos de mio que l’Alministración coles sos lleis me torga d’espublizar. Al otru día, dempués de la comida mientres la heroica ciudá echaba’l pigazu, la mio pariente m’apurrió un afayadizu regalu nun percuriosu paquetín mariellu que fui desendolcando adulces. De dientro, ente los mellones de llibros qu’esisten imprentaos nesti abegosu mundiu, remaneciera la obra de la semeya.

viernes, 28 de diciembre de 2018

Asturies ye prodixosa



Cuando alderiques d’una llingua, ensin saber como desendolca un idioma, quedes como un inorante.

Cuando ataques la to propia llingua, namái que por política o conveniencia, quedes como un desarraigonáu repunante.


Cada pueblín de mio Asturies,
ye pa min suañu o ayalga,
ye casa, quintana, muries,
ye andecha, folixa, salga.

Ye horru, corral, panera,
ye la fonte, ye’l camín,
ye la flor en primavera,
ye afalagu del destín.

Ye la llingua, ye la historia,
ye’l terrén, monte y raigañu,
ye orbayu, ye prau y moria,
ye’l verde sobro’l secañu.

Ye aquel cantarín del carru,
que percibo nel silenciu,
la buelga qu’amuesa’l barru,
lo cenciellu nel escuenciu.

Ye esi pan qu’arroxa’l fornu,
que caltién dalguna faza,
ye tueru, rama, cabornu,
un mensax na calabaza.

El molín que yá nun muel,
el chigre que yá zarrara,
la murnia que tanto duel,
balagar, facina, vara.

La vaqueira y la tonada,
cadencia de la contorna,
la castaña y la fabada,
y tol indianu que torna.

Ye’l mozu, neñu o paisanu,
pero guapamente’l vieyu,
que t’avera a lo llonxanu
por arte de barrabiellu.

El ríu qu’esquita inxente,
la vaca, el faisán, la osa,
sobre manera, la xente,
Asturies ye prodixosa.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Nel to cascu ñacen flores


Nel to cascu ñacen flores,
na to cai ñacen corales,
nel mio corazón amores
y nel tuyu los cardales.

Yo nun quiero que me quieras,
nin que me teas gran ciñu,
namái quixi que supieras
que por ti yo más nun riño.

Y nel campu ente los matos,
te busqué y nun t’alcontraba,
m’atopé con otros fatos,
que lu mesmuyos pasaba.

Yo nun quiero que me lleves,
nin que me viendas la moto,
solo quiero qu’esti xueves
garres el cascu ya’l brotu.

Que nel campu m’escaecisti
y te marchasti con otru,
si acaso algún día me visti,
de min nun corristi’l potru.


domingo, 23 de diciembre de 2018

¡Prestosa Navidá!


     
La mio fía ya yo vos deseamos una prestosa Navidá ya un granible añu nuevu en castellán coles mesmes del otru añu, que nun camudó un res la cosa.


Ya no hay blanca Navidad
pues lo del cambio climático
se está poniendo dramático
y no nieva en la ciudad.

Lo que se mantiene igual
es lo de la lotería,
la comedia de ese día
y el grotesco carnaval.

Con la crisis, el turrón
ya no es duro; sí, pesado,
pasó ya el año pasado,
o cambia por polvorón.

Venden mazapán genérico,
como el paracetamol,
las bebidas, sin alcohol,
incluso, cava quimérico.

A muchos no influye nada
por culpa de ser esclavos
que a fuerza de menoscabos
trabajan esa jornada.

En un alarde de fe,
muda el jefe impertinente,
en cualquier belén viviente,
de Judas a San José.

Los pelotas son pastores
no se les escapa una
con su actitud lacayuna
y de ruines confesores.

Sin que nadie se moleste
a todos felicitamos
la Navidad, mientras vamos
emigrando hacia el noreste.

Que aquí todo el mundo roba,
que esta tierra no es segura,
que ha entrado mucha figura
y el belén se nos joroba.

viernes, 21 de diciembre de 2018

SOTA

Sota (La mirada común)

Si’l mio ciñu valiera la pistola,
si garrara’l mensax de la mirada,
si fora a razonar la gandayada,
seríen a entender, ¡basta!, ¡rediola!

Qu’ellos son a sentir, que nun ye trola,
ensembre sufre’l güe la ruin espada
del payu quey cora y la menada
qu’enllena con tortura la perola.

Que la necia sangrina nun s’agota,
qu’aquel que l’agabita participa,
al ser tan malfechor esi qu’enfota,

pos de la crueldá tien pola tripa.
La víctima inocente güei foi Sota.
¡Qu’aína podrezáis nuna corripa!

¡PAUTEN!



     Sánchez y Torra alcuerden de sópitu,l desaniciu de les tases de l’autovía’l Güerna ¡NEL INTRE! ya’l ramu la variante Payares pal mes de xunu qu’entra. Arriendes, Peru esclaria qu’escaecerá la “persoetasa” sobre’l gasoleu y, de resultes, nun va torgar que sigan circulando los vehículos de los probes. En reduñes, Torra retrasará los xantaxes pa de güei en tres meses ya en prueba de bona voluntá, pa festexar la Navidá, tan montando un belén escomunal en Barcelona.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

La seronda ye la monda


Cantos de seronda,
sones de murmuriu,
el mugor abonda,
n’afayame, curio.

Danza de les fueyes,
que xiren nel agua,
como les toruelles,
mientres el sol nagua.

Henchen los regatos,
hinchen de la risa,
pente praos y matos,
fermosura a sisa.

Blinquen gorgolitos,
charques que tresvierten;
so vares o fitos,
lo porcaz aventen.

La viesca tiñera
roxa la melota,
pa la primavera,
estra la garota.

Somorguien los montes
nun mar d’algodón,
se crecen les fontes,
esbaria’l llerón.

Tremez el paisanu
con tanta guapura,
qu’ensuga col branu,
mudes de natura.

Paez ciclu eternu,
y ye namái soñu,
d’equí hasta l’iviernu,
raseru d’otoñu.

Anque la seronda
semeya tristona,
seique ye la monda
ya enrieda con trona.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Ensin gorgutar

(20 Minutos, 17.12.18)

     Había tan pocos cuartos que la so escasez trescolaba a los superficiales. La casa que yera de renta namái ufiertaba dos ya un más pequeñu allongamientu d’una pequeña sala. Ellí atechábemos los mios pas, el fríu de los iviernos, l’aporfiadora matinada y los cuatro hermanos. Como’l pisu nun medraba a lo horizontal s’escurría pa lu espurrir a lo vertical, cuidao que los techos yeren mui altos. Por culpa d’ello, se sobrecargaben los armarios pela parte cimera. Arriendes, daquién nos fixera un insignificante altíbulu afitáu sobro tables empotraes de malapenes un metru cuadráu onde s’atropaben sielles, cestos, caxes y toa triba de trastos. Dacuando en vez, el pisu se llenaba de fumu por acio de que’l tiru de la chimenea yera tamién ruino. La cosa nun daba pa más porque sentí que perdiéramos una guerra que nun armáramos al caltenenos nun llugar trabucáu y los perdedores teníen mui mal cartelu. Como los que ganaron arramplarony al mio pá la totalidá d’otros cuartos que foi quien a aforrar, los mios padres tuvieron qu’emprincipiar de nuevu. Nada–yos quedó y nada apurrió naide pa dir sobreviviendo, porque se conoz qu’a nada teníen derechu y nengunu tenía obligaciones pa con nós. Güei, que consiguimos espoxigar a fuerza de trabayar como burros, paez que somos los culpables de toles calamidaes qu’asoceden pel mundiu y t’obliguen a cooperar a encomalu pa les ayudes, viviendes y sovenciones de bien de xente de países de los que nos aventaron y d'otros del cabu d’otros continentes colos que nada teníamos que ver, incluyíos los qu’igüen toa triba de revueltes. De resultes, enantes nun podíes falar cola dictadura ya agora nun pues nin gorgutar. Mentanto te cuenten cuentos, te van estrumiendo democráticamente; pero, como a la ratina presumida d’esi otru cuentu: a min nun me la dan.