viernes, 27 de septiembre de 2013

Pon les barbes a remoyar

(Soleya Rioderradeiro)

     Nueve alimentos básicos s’encarecieron más del 20 % nel caberu añu: peres, el 57 %; pataques, el 44 %; el saín, el 33 %... Amás anuncien una cuarta xubida de la lluz anguaño; mentanto, tasen en namái el 0,25 % la qu'ufiertaran a los pensionistes. Los alderiques de la oposición son refugaos col “y tu más”. Seique los sindicatos tan enredaos n’otres cuestiones fediondes. D’esta miente, a los vieyos nun-yos va a quedar más salida que tornar al refuxu y pa gastar un rispiu menos, ocupar biblioteques, consultorios, centros sociales y estaciones; sicasí en delles van tener que llevar la bacinilla pos van cobrar tamién por mexar. Lu que nun paez garrar el Gobiernu ye que los xubilaos —que son munchos— nun son fatos nin escaecen les conxelaciones y yá esbarrumbaron enantes al PSOE. Asina qu'o camudes d'actitú o pon les tos barbes a remoyar. 

lunes, 16 de septiembre de 2013

El poeta y la palabra


Decíamos ayer...

                           Ultimé con Granada en castellano y así pretendo iniciar de nuevo en Pimpiruladas. No, no he recuperado el “xeitu” ni los micro relatos perdidos, pero tampoco quiero disipar el contacto con vosotros. Por ello, aunque espaciaré más mis entradas; no obstante, algo seguiré publicando. Gracias a Rosa, Tania, Pilara, Carulina, Taresa, Alvarina, Antón, Dionisio, Xosé Lluis, María Antona, Palmira, Lulo, Nel, Miercedes y otros amigos por vuestro apoyo y por haber seguido visitando mis blogs.


Que mataron al poeta,
que llora sangre Granada,
sobre una fosa secreta,
al pie de Sierra Nevada.

Entre Alfacar y Viznar,
resolvió su mala suerte,
finar en un olivar,
de verde vino la muerte.

Verde que te quiero verde,
verde que ya no te quiero,
cuando la vida se pierde,
si la sesga un pistolero.

Compadre te cambio ahora
tu fusil por mi poema,
una oferta seductora,
de razón y de alhucema.

Que si la veda o la Ceda,
que no surgió de los Ríos,
que si muera el que transgreda,
¡qué libres los albedríos!

Braman versos las entrañas
de esa tierra granadina,
denunciando las hazañas
de aquella gente mezquina.

En ese infame verano,
su cuerpo se descalabra,
callaron al ser humano;
pero, nunca, su palabra.