martes, 28 de marzo de 2017

Hernández, a los mios deleres


Al pasar pela to puerta,
la tarde vieno a folgar
cola guapura despierta
que se remonta a finar.

La to puerta nun tien casa,
la mio cai sí tien camín,
per onde la tarde pasa
como l’agua ensin destín.

Tien la to puerta una llave,
seique pa toos rechina.
La tarde d’esnalar sabe
y vuela cola andolina.

Matos na to puerta crecen
de malapenes pisada.
Toles coses carecen
sobre la tarde amburada.

La piel d’esa puerta, ¿abluga
mal xergón onde cayer?
La tarde en tiempu d’ensuga
refúgalu pa morrer.

Apinó d’atapeceres
una tarde azul d'abierta,
ellí te quixi daveres,
mas nun tabes na to puerta.

Ye una puerta ensin ventana
que torga la mio pallabra.
Tarde, melguera y galana,
d’amor, la quintana llabra.

Y la tarde azul trescala
la to puerta gris rensía.
Lluciendo estrelles de gala,
la nueche despide al día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario