domingo, 20 de noviembre de 2016

Mamina

 
Ye que muerre la nueche, naz el día,
como que muerre’l vieyu y naz el neñu,
como anecia ya escaria’l mesmu empeñu,
como espoxiga’l granu na lloría.
 
Asina naz agora esta poesía,
del caberu poema quedó un señu,
como bolina vilba del salgüeñu,
malapenes el puntu ñegru sía
 
sobre la fueya blanca de nublina,
qu’esguilando pel monte xube al cielu,
a un tiempu, del malvís, la sonatina.
 
Nun sé si llega a Dios o a la Santina.
Si d’esti paraísu crucia’l velu,
qu’algame col mio ciñu a mio mamina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario