miércoles, 14 de diciembre de 2016

Xuegos



     Daquella, los neños yá xugábemos al rescate; güei, nos lu imponen. Arriendes, xugábemos a policíes y lladrones; na actualidá, estos s’esparden penriba y perbaxo ya a los demás nos toca carecer la so mala zuna. A la pelota xugábemos por distraición, bastante sabíamos nós qu’esi yera’l meyor camín a escoyer. A los güitos —qu’en Madrid yeren goñes de piescos y non, sombreros—, xugábemos en los desaguadorios de los canalones, magar que tampoco cuntábemos con que nel futuru díbamos acabar fasta ellos. Pelos terremplenes dexábemos el culu fechu una llaceria, talamente como nos lu dexen agora ya ensin tiranos. Colos xuegos aconceyaos esfrutábemos a esgaya y anque ganaba uno, los otros nun perdíamos nada. Anguaño, nos obliguen a xugar a bien de xuegos asemeyaos nos que perdemos los mesmos por culpa de que tan amañaos, ganen los que nun xueguen y se torga la posibilidá de romper la baraxa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario